Plumarias

Lecturas Comentadas

La casa de Borges en Adrogué

En cualquier parte del mundo en que me encuentre cuando siento el olor de los eucaliptos, estoy en Adrogué.

Adrogué era eso: un largo laberinto tranquilo de calles arboladas, de verjas y de quintas; un laberinto de vastas noches quietas que mis padres gustaban recorrer. Quintas en las que uno adivinaba la vida detrás de las quintas.

De algún modo yo siempre estuve aquí, siempre estoy aquí. Los lugares se llevan, los lugares están en uno. Sigo entre los eucaliptos y en el laberinto, el lugar en que uno puede perderse. Supongo que uno también puede perderse en el Paraíso. Estatuas de tan mal gusto y tan cursis que ya resultaban lindas, una falsa ruina, una cancha de tenis. Y luego, en ese mismo hotel “Las Delicias”, un gran salón de espejos. Sin duda me miré en aquellos espejos infinitos.

Muchos argumentos, muchas escenas, muchos poemas que he imaginado, nacieron en Adrogué o se sitúan en ella. Siempre que hablo de jardines, siempre que hablo de árboles, estoy en Adrogué; he pensado en esta ciudad, no es necesario que la nombre.

Jorge Luis Borges, 1981

Me sorprende pensar en esta casa, a sólo cien metros de la mía.
Por estas plazas y calles donde hoy camino, caminó un grande. Y estos mismos árboles que lo inspiraron, hoy siguen enamorando a todos los que vivimos en esta hermosa pequeña ciudad.

Borges en su casa de fin de semana de Adrogué

Borges en su casa de fin de semana de Adrogué

La casa fue convertida en museo hace poco tiempo, y puede ser visitada. Está abierta al público todos los días y pueden coordinarse visitas guiadas. Pueden encontrar más info en su página de Facebook CasaBorges.

casa borges hoy

(…) Allí teníamos residencia propia: una vasta construcción de una planta, con terrenos, dos cabañas, un molino de viento y un peludo ovejero marrón.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Información

Esta entrada fue publicada en 2 octubre, 2015 por en Clásicos Argentinos, Generales, Lugares para leer y etiquetada con , , , , , , .

Ahora Leyendo

Ni de Eva ni de Adán - Amélie Nothomb

Siempre releyendo

Borges

Tomate dos minutos, leé un poema

Haz clic para seguir este blog y recibir notificaciones de nuevos mensajes por correo electrónico.

Únete a otros 87 seguidores

Los gatos en los libros

Goodreads

A %d blogueros les gusta esto: